Donnerstag, Januar 04, 2007

Algo... Vol.IV

Nos

acercamos a la puerta principal de la casa. Úrsula iba delante y poco nos dejaba ver al resto. No sería de extrañar que hubiera jugado como pívot en algún equipo de básquet. Aunque su espalda era increíblemente ancha, así que también podría haber sido nadadora. Lo que no es probable es que se hubiera dedicado al mundo de la moda puesto que su forma de vestir era un tanto peculiar además de hortera. Una cazadora naranja, pantalones con enormes flores estampadas y unas botas altas imitando la piel de un leopardo.

Como si un petardo le hubieran puesto en el culo, avanzó rápidamente e incrustó sus uñas en la parte alta de la puerta, bajo algo que parecía un fallo propio de la madera. Todos observábamos mientras ella dejaba asomar una pequeña llave que acto seguido empleó.

Fuimos entrando uno a uno a la oscuridad total. Pero como en muchas casas, el cajetín de la luz se encontraba en un extremo próximo a la puerta. Karl se ocupó de ello y en unos instantes pudimos vernos las caras de nuevo. Instantes, sí, instantes que habían sido iguales desde el primer día. Se hacían largos y estaban repletos de odio, miedo y angustia.

Como auténticos desconocidos en un lugar que también lo era, avanzamos y encontramos lo que parecía un salón principal donde el mobiliario era escaso. Unas sillas, una mesa, y una imitación del Matrimonio Arnolfini colgado en la pared.

“Sólo en la habitación pintada con vuestros nombres recibiréis las palabras pertinentes”

Esta frase había invadido mi cabeza desde hace días, y en ese momento pude comprenderlo todo. Nuestros nombres estaban escritos uno por uno, silla por silla. Cinco sillas, cinco nombres. Y un cuadro, un cuadro que “pintaba” la habitación.

Nos sentamos cuatro. Karl permaneció en pie y sacó algo de su bolsillo, el mismo bolsillo en el que minutos antes todos vimos cómo guardaba lo que un papel parecía. Y así era, se trataba de un sobre.

Lo abrió y se acercó a Federico. Extrajo del sobre lo que parecía una tarjeta en blanco con algo pintado y se la entregó. Del mismo modo, nos fue entregando uno a uno la nuestra.

“Una vez recibidas, buscad soledad”

Estaba claro. No hizo falta preguntar. Cada cuál se levantó de su silla para dirigirse a algún otro rincón de esa casa. Aunque la verdad es que también estábamos solos cuando nos encontrábamos juntos. La diferencia no era demasiada. Pero las indicaciones sí eran demasiado precisas como para saltarse alguna de ellas.

Continuará…

Kommentare:

Aina hat gesagt…

Cada día me dejas mas intrigada enana! :P, me encanta...

Tono1000 hat gesagt…

Abajo Ursulaaaa¡¡¡!!!Aupa Fedeeeee¡¡¡!!! Esto se pone muy interesante. Me da que la lagarta es una especie de asesina en serie.
Lo del leopardo se lleva ahora aunque lo del florero por pantalón no es demasiado sexy. Un armario nuevo para esa chica ya!!!¡¡¡
Gracias por el regalito. 5.000 besos para la niña de los ojos más bonitos.

Aina hat gesagt…

A partir de ahora me declaro defensora de Úrsula, ¡¡¡ VIVA LOS ESTAMPADOS DE FLORES !!!, tono1000, lagarta y asesina en serie, pobre mujer, eso lo dices pq es un poco ninfomana... Y, ¿quien no lleva una ninfomana dentro?
Mil besos mi reina, y un saludito tono1000

cafetera-express hat gesagt…

Espero no equivocarme o haberme perdido algo pero describes a cuatro y son cinco no?Seguro que algo tienes preparado por ahí...chanchanchanchanchan
He pensado en imprimirlos y guardarlos. Me está gustando mucho canija.¡Muackkkkkkkks!

ReinaDeSalem hat gesagt…

***Aïna, no está nada mal que defiendas a Úrsula, aunque seas la única que lo haga... ;-P

En cuanto a eso de que todas llevamos una ninfómana dentro..., no lo tengo yo muy claro, nena, que hay por ahí cada amarguillo... Aunque quizá es culpa de su entorno, de factores externos que hacen que sea así, y realmente, la lleva dentro pero está amarrada, quién sabe. Debo hacer una tesis sobre esto...

Y por último..., que vivan los estampados de flores? Hacemos algo..., un día me doy un paseo a verte y me recibes con los floripondios en los pantalones. A cambio, me pongo yo algo de línea "leopardesca". Verás tú qué circo :-D

Mil besos, mi nena.

***Tono, tres hurras por Federico, sí señor.

Si te animas a cambiar el armario de Úrsula..., podías también animarte a hacer alguna contribución al mío, sería un bonito regalo de Reyes ;-P

No me des las gracias..., adoro esa serie tanto o más que tú. Especialmente al señor Brian Kinney, "el hombre más caliente en Pittsburgh" . Inteligente, exitoso, sensible, honrado y sexy como el mismo infierno, njam!!

Mil besos, pequeñín.

***Cafetera-Express, vas bien. Hay un personaje del que aún no hablé... Como tú dices, "chanchanchanchanchan", por algo será ;-P

No sé yo si animarte a imprimir. Espera primero a ver cómo termina, no vaya a ser que resulte una birria... Ten en cuenta que escribo al día..., es decir, que ni yo misma sé qué pasará hasta que me dejo llevar cuando empiezo la nueva entrada...

Besos Mil, cafetín

Anonym hat gesagt…

Como dije anteriormente,
tendré que seguir pasando por aquí.

El Huije hat gesagt…

Hace días que quiero hacerme un tiempito para entrar a leerte pero siempre me surgía algo. Hoy por suerte me pude dar el gusto y la verdad que me ha impresionado esta historia tan misteriosa que me obligará a seguir pasando. Odio y amo las historias por entregas!!!!

No logro imaginarme a Úrsula con esa indumentria tan estrafalaria. Por ahora me quedo con Karl. Me encantan los personajes misteriosos que no hablan, ja ja.

Gracias por pasar a visitarme y también por los comentarios vertidos. Solo espero merecerlos.

Besotes desde las callecitas de la Reina del Plata.

ReinaDeSalem hat gesagt…

Anónimo..., qué decirte..., sencillamente, gracias por leerme.

Un beso.

ReinaDeSalem hat gesagt…

El Huije,

Me alegra que te guste lo que has leído. Gracias ;-)

En cuanto a merecer los comentarios que en tu Blog dejé, te diré algo:

Me impresionó gratamente lo que leí. Tu claridad, tu frescura, tu forma exponer las cosas. Eres directo, preciso, empleas cada palabra en el momento oportuno, y eso supone que incluso aquéllas que por sí solas no suenan tan bien, formen en su conjunto algo increíblemente bueno. Y eso..., sabes? Eso es arte. Para mí lo es, y lo admiro.

Explicas cuanto quieres sin resultar pedante y..., enganchas. Se percibe a la persona que está detrás del Blog, y eso..., eso significa que has conseguido darle la esencia más importante: personalidad. Me encanta leerte y me alegro de haber llegado a tu Blog.

Mil besos desde mi pequeño trono.