Sonntag, Januar 07, 2007

Algo... Vol.V

Nos
fuimos separando. Buscábamos un pequeño rincón independiente al resto. Y de ese modo, nos perdimos de vista los unos a los otros.

Yo me dispuse a subir las escaleras esperando encontrar en el piso superior un poco de comodidad. Necesitaba cerrar los ojos y descansar, aunque sólo fuera durante unos minutos. Y de ese modo abrí la puerta de lo que parecía una habitación donde en un tiempo hubo muebles. Y digo en un tiempo porque el suelo estaba lleno de marcas que daban a entender que alguien los había arrastrado una y otra vez por ese suelo. Al menos había un estrecho colchón tendido en él y una caja destartalada de ésas que suelen colocar en las fruterías.

Por fin me senté, descalza, y estuve un rato frotando mis pies helados y empapados. Cuando me sentí un poco mejor me concentré en la pequeña tarjeta que Karl me había entregado. Al mirarla me encontré con un número, el número cuatro. ¿Qué significaba eso? ¿Sería yo la cuarta? ¿La cuarta de qué?

Al lado del número había un dibujo. Era una silueta de ésas con un muñeco ahorcado. Es decir, el famoso juego al que tantas veces en el colegio me dediqué durante las horas de clase con el compañero de mi lado, o quizá con el que delante de mí se sentaba.

El dibujo no estaba completo. Restaba una jugada más para que estuviera “kaputt”. Y bajo él, una palabra incompleta también. Una palabra de cinco letras pero que sólo tres tenía. Un movimiento más, una jugada, y ese muñeco estaría salvado o…, completamente muerto.

Empecé a encontrarme realmente mal. Tenía unas ganas tremendas de vomitar. Por mi cabeza paseaban mil ideas, mil imágenes. ¿Debía adivinar yo esa palabra? ¿Tendrían los demás en sus tarjetas el mismo dibujo, las mismas letras? ¿Qué ocurriría si fallara? ¿Qué coño era ese número cuatro?

Empecé a jugar…, y el tiempo comenzó a hacerse eterno.





Continuará…

Kommentare:

El Huije hat gesagt…

Querida Majestad:
Esto se está poniendo realmente bueno. Jamás se me habría ocurrido que apareciera aquí el juego del ahorcado. Soy bueno para eso pero no voy a arriesgar palabras aquí para no romper la magia del relato, en el cual la pesquisa individual parece ser más que importante.

No puedo dejar de expresar mi agradecimiento por tus elogios en el post anterior. Parece ser que ya estoy un poco mayor, porque me emocionaron tus palabras. Realmente trato de mostrarme tal cual soy en mis escritos y es conmovedor que alguien, a tanta distancia, pueda captar la esencia de lo escrito. No es que quiera hacerme autobombo, pero me gustaría que pasaras también por mi otro blog, donde publico exclusivamente cuentos y poemas. Me parece muy valiosa tu opinión (y ojo que no pido rosas, eh).

A propósito de otros blogs... entré en "Cuentos no tan chinos" y me encantó el relato del colchón de agua, pero al querer dejar un comentario NO ENCONTRÉ LA MANERA!!!!!!! ¿Por quéeeeeeee????

Bueno, como verás, no pude esperar a mañana para leer la continuación. Por lo pronto, voy a emular a Cafetera-Express. Imprimiré lo publicado hasta hoy y lo releeré con mi marido en la camita.

Besotes desde las riberas del Río de la Plata.

Tono1000 hat gesagt…

¡¡Aua!! Vaya sorpresa con el ahorcado. Me está gustando mucho la historia, pero mucho/mucho/mucho/mucho y no exagero. Me dan ganas a mí también de jugar. Pero como dice El huije, mejor no escribo aquí las que he pensado.
No me ha sorprendido nada que tu favorito sea Brian. Además creo recordar que le dedicaste un post o una foto o algo así hace tiempo no? Buen gusto señorita.
Muchos besitos y achuchones de tu fan number one. Y otro achuchón para la defensora de Ursula.

Aina hat gesagt…

Holaaaaaa mi reina! me encanta, este post tiene "mas chicha"... pero yo siempre he sido un trasto jugando al ahorcado... asi que tendré que esperar a la próxima entrega.
Besotes mi reinaaaaaaa! :), un abrazoooo tono, que me he sentido aludida! :P

ReinaDeSalem hat gesagt…

El Huije, es bonito leer esa parte en la que dices que te emocionaron mis palabras..., esa sensación es bonita, y si aquéllo que escribí causó tal cosa..., me gusta :-)

En cuanto a tu otro Blog, hoy mismo me tienes allí leyendo, y claro está, comentando ;-)

"Cuentos no tan chinos"..., quise darle un toque "especial" con una plantilla "especial"... Y resultó tan sumamente "especial" que debo buscar dónde falla..., porque además de no permitir comentario alguno, el espacio entre las frases del texto es demasiado reducido. Pero lo arreglaré... Mientras tanto, me alegro de que te gustara el primer relato.

Mil besos desde mi pequeño reino de color azul.

ReinaDeSalem hat gesagt…

Señor Tono, me dices que te gusta la historia, que estás disfrutando con ella. No imaginas lo mucho que yo disfruto cuando estoy escribiendo..., sabiendo que alguien como tú lo leerá después y pasará un buen rato con ello.

Mi "fan number one", vaya, vaya..., jajaja, me gustó eso ;-)

Mil besos, pequeñín.

ReinaDeSalem hat gesagt…

Aïna, yo le daba mucho a ese juego en mis tiempos de colegio. Decidí incluírlo en la historia..., añadiendo la tensión de un muñequito casi formado..., y una palabra que, bueno..., una palabra que yo misma, en aquellos años (hace ya muchos, muchos ;-P), no hubiera sacado. Te lo aseguro.

Mil besos, lindeza. Hab dich ganz doll lieb !!

cafetera-express hat gesagt…

Ya imprimí la historia, y veo que no solo yo lo he hecho. Ahora tiene pinta de novela policiaca con esto del ahorcado. Alguien muere pronto, tiene toda la pinta. Quiero mássssssssss!!!!! Muackkkkkks

ReinaDeSalem hat gesagt…

Cafetín, ya veremos si tienes o no razón. De momento, no me des muchas ideas, que ya sabes que ni yo misma sé lo que ocurrirá después ;-P

Mil besos

Noticias del Viejo Mundo hat gesagt…

Hola. Ahora me estoy poniendo al día con la historia, que está excelente. No me quiero adelantar nada para ver como sigue, así es que iré paso por paso.